¿Cómo sería un mundo sostenible?, ¿Cómo podríamos alcanzarlo?, ¿Qué papel pueden desempeñar las empresas para que avancemos más rápidamente hacia ese objetivo?

“Las empresas tienen el objetivo de satisfacer las expectativas de una sociedad cada vez más empoderada, pues ya no sólo se preocupan de las exigencias del mercado. Y es que ahí está la clave del éxito, porque el desempeño organizacional responsable mejora la condición financiera y de paso, permite una valoración la imagen de marca, es decir, incrementa la reputación corporativa”.

Todo lo anterior se traduce en que las personas tenemos una expectativa diferente de las empresas. Ya no sólo nos interesa la calidad del bien y/o del servicio que prestan, su precio o su accesibilidad; nos interesa también lo que podemos denominar como su relato corporativo, el cual no se puede separar de la actuación empresarial ante los dilemas sociales, económicos y ambientales.

Estas son las tres preguntas base que el World Bussiness Council for Sustainable Development (WBCSD) y 29 empresas miembro se plantearon para desarrollar una visión de un mundo centrado en la sostenibilidad de aquí a 2050, y una hoja de ruta que conduce a ese mundo. Esta hoja de ruta exigirá introducir cambios fundamentales en las estructuras de gobierno, las reglas económicas, en los negocios y en el comportamiento de las empresas y los ciudadanos.

Se espera que de aquí a 2050, la población mundial aumente de los 6.900 millones actuales a más de 9.000 millones, y según las estimaciones de Naciones Unidas, el 98% de ese crecimiento se producirá en el mundo en desarrollo y emergente y la población urbana mundial se multiplicará por dos.

La Evaluación de los Ecosistemas del Milenio ha concluido que 15 de los 24 servicios de los ecosistemas evaluados se han deteriorado durante el último siglo. El aumento rápido y continuo de la utilización de la energía procedente de combustibles fósiles y el uso intensivo de los recursos naturales siguen afectando a los servicios fundamentales de los ecosistemas, amenazando los suministros de alimentos, agua dulce, fibra de madera y recursos pesqueros. Las catástrofes meteorológicas son cada vez más frecuentes y graves, las sequías y las hambrunas están afectando a comunidades de todo el mundo.

Tomando en cuenta estos datos, la secretaría del WBCSD con las 29 empresas miembro, trabajando en colaboración con cientos de representantes de otras empresas, gobiernos y sociedad civil, así como con socios regionales y con expertos construyen la siguiente visión:

En 2050, unos 9.000 millones de personas vivirán bien y dentro de los límites del planeta. La población mundial se habrá empezado a estabilizar, debido fundamentalmente a la educación y a la atribución de poder económico para las mujeres, y a una mayor urbanización. Más de 6.000 millones de personas, es decir, dos tercios de la población, vivirá en las ciudades. Las personas tendrán los medios para satisfacer sus necesidades básicas, como llevar una vida digna y desempeñar papeles significativos en sus comunidades.

¿Cómo hacer realidad esta Visión?

La respuesta no parece fácil, sin embargo junto con esta visión se construyó una hoja de ruta con nueve elementos o áreas clave en los que se tienen que trabajar durante las próxima cuatro décadas. Estos valores son: los valores y comportamientos, el desarrollo humano, la economía, la agricultura, los bosques, la energía y la electricidad, los edificios, la movilidad y los materiales.

La hoja de ruta y sus componentes no prescriben ni predicen, solamente es una guía elaborada por las empresas mirando hacia atrás, es decir, partiendo de la Visión 2050 e identificando los cambios necesarios para alcanzar la visión propuesta. (Ver diagrama de hoja de ruta)

grafica

Fuente: centrarse.org

¡ Comparte esta página !Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook