Expertos advierten graves efectos por sequía y deficiencias en gestión del agua

  • Pérdidas económicas y conflictos sociales se están generando por un ciclo de sequía que puede ser prolongado.

  • Llamado urgente a poner en agenda la sustentabilidad de la gestión hídrica para el desarrollo del país.

En Concepción se realizó esta mañana el seminario “El futuro del Agua” en el marco de la presentación del Reporte de Sustentabilidad de la empresa sanitaria Essbio.

En el centro de eventos Suractivo, se congregaron más de 400 personas para conocer la estrategia de Essbio en sostenibilidad y sus programas para asegurar el abastecimiento de agua potable en las regiones en que opera.

Eduardo Abuauad, gerente general de la compañía, destacó que se ha reforzado la capacidad de producción de agua potable y de respuesta frente a situaciones críticas que afecten el abastecimiento de la población a través de nuevas inversiones en infraestructura y tecnología. Además se han implementado sistemas de monitoreo de cuencas y aguas subterráneas más avanzados.

El consultor internacional Axel Dourojeanni  destacó que la reforma que se está impulsando en Chile en materia de agua carece de objetivos claros y no analiza el efecto de conjunto en todas las variables del sistema de gestión de agua. “El Código de Aguas no es todo”, enfatizó,” y primero debemos definir los objetivos para después analizar qué debemos cambiar”. Agregó que Chile debe partir por lo básico pues existen falencias en la política sobre el agua, la organización del Estado y de los usuarios, el financiamiento de la gestión de agua, en la información disponible y en la fiscalización.

Resumió el desafío en lograr una gobernabilidad para la gestión de cuencas que incorpore las particularidades de cada zona.

El presidente del colegio de geógrafos de Chile, Elir Rojas, llamó la atención sobre los graves efectos que está generando el proceso de desertificación que se evidencia en el 65% del territorio del país. Destacó el caso del Valle del Limarí, en que la “no acción del Estado ha generado pérdidas por mil millones de dólares en producción agrícola, lo que se traduce en un problema social por la pérdida de empleos. Sintetizó en que la tendencia es a un aumento de los territorios en desertificación y una sequía estructural a nivel nacional.

El Dr. José Luis Arumi, decano de Ingeniería agrícola de la universidad de Concepción, puso énfasis en que la Región del Biobio presenta una variabilidad de disponibilidad de agua preocupante y que explica los nuevos conflictos que se están generando para consumo humano en zonas rurales, uso turístico, riesgos de inundaciones y en calidad de agua. Advirtió que la escasez hídrica es una situación compleja, forzada por nuevas condiciones climáticas y por el mayor uso. Planteó que es urgente invertir en conocimiento y tecnología para nuevos embalses, estudio de glaciares, aguas subterráneas y monitoreos más precisos. También advirtió que el Código de Aguas fue creado en una época de abundancia de agua y no se ajusta a las necesidades de la época actual.

El economista y ex candidato presidencial, Alfredo Sfeir, señaló que el problema del agua refleja “la sequía ética y moral” que vive el país y que “no tenemos una visión para gestionar los bienes comunes”. Enfatizó en la urgente necesidad de incorporar la agenda del agua como uno de los principales problemas del país y que se exprese en una política que proteja a los más vulnerables ante los problemas de disponibilidad. Destacó, además, que el sistema económico no ha incorporado el valor del agua en la competitividad del país y que la visión sobre los derechos sobre los recursos naturales debe ampliarse hacia derechos comunitarios y que deben ser gestionados más allá de las posibilidades del mercado.

También participó el escritor penquista tito Matamala, quien hizo una provocadora exposición sobre la higiene y el uso del agua en la historia de Chile y el mundo, adelantos de su nuevo libro Chile Retretes.

¡ Comparte esta página !Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook